Adelita Terrores #462

Adelita Terrores

Tiempo que llevas practicando roller derby: Desde febrero de 2012

De día eres: Escaparatista

Power song: “Whitewater”, de Kyuss

  1. ¿Qué es lo que más te gusta de Roller Derby Madrid?

Que somos auténticas, divertidas, atrevidas, fuertes, valientes. Que pisamos fuerte, pero con elegancia, como verdaderas gatas. ¡Y también tenemos nuestros momentos de escupir bolas de pelo! Jajajaja.

  1. ¿Por qué recomendarías practicar roller derby y a quién?

A toda aquella que tenga la actitud. De verdad, si la tienes, da igual que no sepas ni patinar. Y porque te llena, porque es pasión + adrenalina elevado a ‘n’. ¿Sabíais que deslizarse es la sensación que más serotonina segrega? Pues eso, engancha como la peor de las drogas.

  1. ¿A quién admiras dentro del roller derby?

A tantas… María Pedrajo es el primer nombre que me viene a la cabeza por su fuerza, su discreción,  amabilidad, coraje, valentía… También a Iris, la señorita culo de acero. Digna de admirar. Y a todas mis compañeras, en serio, son todas increíbles.

  1. ¿Cuál ha sido tu momento más memorable en la pista?

En el partido de Gante, salía del “penalty box” y mi jammer estaba atascada detrás de ese super muro belga… Entonces barrí de un golpe a las cuatro bloqueadoras y mi jammer pasó. La grada se vino arriba. En ese momento solo te falta la capa para volar…

  1. ¿Cuál es el origen de tu nombre y número? ¿Qué nombres descartaste antes de dar con el tuyo?

El nombre me lo puso mi gran amiga Mila un día en la pista, justo cuando tenía otras ideas en la cabeza que no me convencían. Me dijo al recibir un bloqueo: “¡Joder con Adelita! ¡Adelita terrores!” Descarté Violently Happy (era la perfecta definición y mi pequeño homenaje a Björk), porque era imposible que mis fans (mis padres) lo pronunciasen. Mi número, fácil y friki a la par: 46+2. Quien sepa de qué hablo, que guiñe un ojo.

  1. ¿Cómo te ha cambiado la vida el roller derby?

Ha cambiado todo. Mi manera de pensar, de actuar y de enfrentarme a las diferentes pruebas del día a día. Primero, el físico. Hacía años que no practicaba ningún deporte y ponerme en forma se convirtió en mi reto personal. En la manera de pensar el cambio es radical. ¡De repente te conviertes en tu propia heroína! Ya no estás sola: ahora tienes otra familia a la que atender y la red se expande sin límites; ahora ya no eres una rara, ¡eres muchas! Es la perfecta metáfora de la vida: te caes y te vuelves a levantar.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies